jueves, 16 de mayo de 2019

Museo, leyenda y tapeo.


Madrid es una ciudad de leyendas y misterios. Algunas historias siguen sin resolverse y otras se han aclarado con el paso de los años. El metro de Madrid, es uno de los lugares por los que pasan miles de madrileños todos los días y los que más enigmas y leyendas urbanas generan.


Una de esas leyendas es  “ la estación fantasma de Chamberí”. La estación de metro de Chamberí se cerró en 1966 por la cercanía de otras estaciones como Iglesia y Bilbao. Se reabrió como museo hace algunos años y actualmente se puede hacer una visita que es muy recomendable.


Durante los más de 40 años que permaneció cerrada, han sido numerosas las historias que hablaban de fantasmas que se veían cuando pasabas en el metro por esa estación oscura y en ruinas y te fijabas en ella al mirar por la ventanilla del vagón.
El caso es que, según cuenta la leyenda, allá por los años 50 se cometió un crimen en esta estación. Un cura y una monja que mantenían un romance, fueron sorprendidos por una niña huérfana que estaba internada en el colegio de la monja. Para no ser descubiertos, aprovecharon una excursión escolar y arrojaron a la niña a la vía del tren. La niña maldijo la estación de Chamberí y se aparece cuando se acerca el aniversario de su muerte.


Después de visitar este peculiar museo, que nos hizo recordar los viajes de otros tiempos por el metro madrileño, qué tal si pasamos al tapeo.

Al salir del vagón
llega la despedida
entre zamburiñas.

46 comentarios:

  1. Vaya crimen tan espantoso, en esos años yo vívia en Madrid con mis padres, mi padre era madrileño ( nmi madre no) y sus primeros años de casados vivieron allí hasta que nacidos los 4 hermanos que somos lo destinaron a Valencia y para allá nos fuimos hasta el siguiente destino....saludos cordiales. Me quedo con el tapeo pues no me gustan los fantasmas.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Lo de la vieja estación me da "yuyu". Prefiero irme a El Doble, de la calle Ponzano, con su bella fachada de cerámica de Talavera y hacer caso del nombre y tomarme un doble de cerveza con unas gambas cocidas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La calle Ponzano está muy cerca de la plaza Chamberí, donde se encuentra la Estación Museo. En dicha calle tomamos las zamburiñas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Como te lo montas, Manolo!
    Cualquier escusita...por muy fantasmagorica que sea....te viene bien!!😅😅

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí,cualquiera excusa es buena.
      Que disfrutes, tú también.

      Eliminar
  4. Esto no lo sabía, estuve en Chamberí en semana santa....de tapeo también. Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola amigo...gracias por visitarme y yo también te deseo feliz semana .
    En cuanto a tu escrito me ha horrorizado el crimen de la monja y el cura con una criatura que no les hacía daño ...terrible ,hay de todo en la viña del Señor,
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Leyendas urbanas, tal vez motivadas por la gente y su capacidad paar inventar romances. Aunque entre curas y monjas, tal vez no había que usar mucha imaginación.

    Lindo post, con historia de una estación y unas tapas de escándalo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muy chula la estación, para que no olvidemos como eran las cosas. Y claro siempre está bien terminar tomando alguna cosita. Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Algo que no sabia, y agradezco tu información, tendré que ir a Madrid y no pasaré por allí, jejej
    Me quedo con el tapeo yo también.
    Feliz viernes Manuel.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, puedes elegir los lugares que más te interesen.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Tres años viviendo en García de Paredes, metro Iglesia y yo sin enterarme.
    Y lo mismo digo de la calle Ponzano.
    Feliz fin de semana, profe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estaba bastante cerquita.
      La calle Ponzano tiene fama de tapeo pero es bastante carita. Eso sería tema para otra entrada.
      Feliz fin de semana.

      Eliminar
  10. Como soy muy mayor querido Manuel, sabía el suceso, pero en aquellos tiempos dijeron que la habían enterrado en el colegio donde la niña los "pilló". Se como sea, aquello fue espeluznante.
    Yo era casi una niña, tú, quizá no habías nacido.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  11. Hace tiempo que quiero visitarla y no encuentro el día, pero no sabía yo lo del crimen, ahora que lo sé voy a ver si me entero en qué día fue el crimen para ... no sé bien si ir ese día o ir otro.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  12. La de leyendas que habrá por allá en Madrid.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las leyendas se extienden por todos los rincones.
      Feliz domingo.

      Eliminar
  13. Las leyendas urbanas siempre tiene algo de verdad, no nacen de la nada, y en este caso del romance entre cura y monja lleva todas las de ganar para ser cierto.
    Lo mejor de todo las zamburiñas que te zampaste. Tienen muy buena pinta.
    Un abrazo Manuel
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No está nada mal terminar con unas zamburiñas, tras la visita.
      ¡Feliz semana!

      Eliminar
  14. No conocía esta historia.
    Madrid y sus misterios.
    Y su rico tapeo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. La historia se parece a la de la "chica de la curva". Leyenda incansable que se repetía por aquel Madrid de los setenta...

    En cuanto a lo de zamburiñas, se te ve entendido en esto del comer delicias... :)))))

    Abrazo Manuel.

    ResponderEliminar
  16. Qué buenas tapillas...
    A seguir bien.

    Un saludo.
    La historia da repelús.

    ResponderEliminar
  17. Desconocía la leyenda de la estación de Chamberí. No te acostarás sin saber una cosa más.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  18. ¡Me encantan las leyendas! Pues casi todas tienen un origen real. Claro que ésta impone por su desenlace una gran tristeza. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustan las leyendas, aunque hoy en día se van perdiendo aquellas narraciones orales que se contaban por todos los rincones.
      Un saludo.

      Eliminar
  19. ¡¡¡Qué ricas las zamburiñas!!!

    Del metro de Madrid recuerdo la imagen de un hombre, con cuya mirada me había encontrado momentos antes, suicidándose.
    Quedé sin voz todo el día e iba a una entrevista de trabajo en una radio. Ya imaginarás el desenlace de esa entrevista.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Manuel, no tenia ni idea de la leyenda de la estación de Chamberí. Madrid es una ciudad bulliciosa y alegre, llena de luz y color, pero también tiene sus sombras y, sobre todo, múltiples misterios que desconocemos.
    Feliz semana! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Las leyendas tienen mucho de verdad, esta leyenda no la conocía, así como no conozco el lugar, todavía. Se ven deliciosas esas zamburiñas, que no he probado, todavía. Saludos un placer leerte.

    ResponderEliminar

What's up?
¿Qué tal?
Te pasas la vida con el "guasap desquicidado"
¿no te queda tiempo para un pequeño comentario? ♣♣♣