jueves, 25 de agosto de 2022

Los brindis pasaron por Alcalá.

Se sabe dónde empieza el viaje, pero no dónde acaba.

Miguel y Andrés realizan un viaje como despedida de soltero de uno de ellos.

Durante dicho viaje comprobamos como afloran sus inseguridades entre copa y copa, intentando encontrar algo que les permita escapar de la mediocridad y sentirse vivos.

El dúo protagonista se apunta a la cata de vinos que está tan de moda en nuestros días y en una de las bodegas se encuentran con Amaia y Terra, dos mujeres independientes, emprendedoras que introducen un elemento de desequilibrio, una sacudida vital que les exigirá madurar e incidir en la toma de decisiones para el resto de sus vidas.

Intérpretes: Elvira Cuadrupani, Patxi Freytez, Juanjo Artero y Ana Villa.


P.D.

Al Sr. Artero ya le pude ver, en este mismo Salón Teatro Cervantes de Alcalá de Henares, en otras obras que se representaron en anteriores ocasiones como:

Historias de un karaoke, El hijo de la novia…

martes, 19 de julio de 2022

De Turqueta a Tusqueta.

Pasamos unos días en la bonita isla menorquina. Nos alojamos en un aparta-hotel cercano a la playa de Son Bou que es una pequeña zona turística situada en la costa sur de Menorca.

Hicimos diferentes recorridos por la isla para visitar en primer lugar las dos principales ciudades: Mahón (la capital) y Ciudadela.


Saludando a una amiga por las calles de Mahón

En esta isla puedes elegir diferentes visitas y buscar los rincones preferidos haciendo actividades por tierra y por mar. 

Si te gusta caminar puedes realizar el Camí de Cavalls que es la vuelta a Menorca por etapas a través del GR 223, un sendero ancestral de 185 km que recorre la costa menorquina. Yo hice alguna etapa aunque queda pendiente finalizar el recorrido completo.

Hay que tener cuidado y respetar las normas del camino, como por ejemplo cerrar las tìpicas puertas menorquinas que te encuentras en el trayecto para que no se escape el ganado.


Pero las actividades preferidas por los que visitan la islas son las visitas a las playas y a las calas.

Algunas conocidas calas en el sur:

Cala Galdana, la cual es más grande con mucho público y diferentes actividades acuáticas como los toboganes de pedales que alquilan las familias. Luego hay otras más coquetas como la Cala Turqueta, donde tienes el aparcamiento algo alejado hay que ir andando hasta la arena para poder darte un baño. 

También te puedes dirigir a las tranquilas calas del norte en las que hay poca gente, donde te puedes bañar tranquilamente y con las gafas de buceo ver un montón de peces.


Partiendo de la coqueta localidad norteña de Fornells. Sitio ideal para comer, eso sí hay que rescarse el bolsillo ya que los restaurantes son bastante caros. Los 50 pavos por cabeza no te los quita nadie. Desde este lugar hice escapadita en catamarán para ver las calas cercanas. Me quedo con Tusqueta que forma parte del titular de esta entrada.

Un saludo para el personal de Katayak con el cuál realicé esta estupenda excursión marinera con la buena dirección de la embarcación a cargo de Guillerm.


Otra cosa que me gustó fueron los famosos faros de la isla.

Siguiendo por la costa norteña, en el mismo cabo de Favàritx podemos encontrar el Faro de Favàritx que está rodeado de acantilados bajos de pizarra negra y grisácea, formando un paisaje que muchos definen como lunar donde puedes bañarte en las calas solitarias.


Y para finalizar, antes de hacer la maleta  para realizar el viaje de vuelta, doy un último paseo por la costa de Menorca para contemplar ese bello atardecer.


sábado, 2 de julio de 2022

Los viejos rockeros nunca mueren.

Estupendo espectáculo en el escenario con toque musical, 

el que vimos ayer en el teatro Alcázar de Madrid.

"Juventud, divino tesoro".

Seis viejetes pasan una velada en el escenario de un teatro reconvertido en asilo de artistas. Algunas noches, los residentes se visten con sus mejores galas y rememoran (o inventan) sus éxitos de antaño en compañía de una enfermera empeñada en martirizarles con canciones infantiles que potencien su psicomotricidad, pero en cuanto ella les deja solos, su indómito espíritu rockero sale para dejar constancia de que no han dejado de ser lo que siempre han sido, ROCKEROS… cantan, gritan y bailan tanto como les permiten sus delicados esqueletos.


Se levanta el telón.
¡Qué comience el espectáculo!



jueves, 9 de junio de 2022

Cuatro horas con Carlos.

Recuerdo la novela de Miguel Delibes: Cinco horas con Mario

 y tras la experiencia en el día de ayer,

en la Feria del Libro de Madrid,  

dejo esta entrada con un nuevo titular:

Cuatro horas con Carlos.


Quedamos a las cinco y media de la tarde, hora de reapertura de las casetas en la famosa Feria madrileña, tras la sesión matinal.

Al inicio, en la primera hora hasta las seis y media, la gente llegaba con cuentagotas pero según avanzaba la tarde el número de visitantes iba in crescendo.

Gente de todo tipo se acercaba a la caseta 301.

Grupos de estudiantes, familias con sus hijos, chicas solitarias, parejas enamoradas...

Un chico de pelo largo se acercó sonriendo, iba con su novio cogido de la mano, disfrutando del paseo por el Retiro, sin fijarse mucho en los libros. 

Una señora mayor se aproximó para hacer una pregunta sobre un autor, a lo que Carlos respondió con prontitud tras consultar en su ordenador.

Y así... se pasaba la tarde.

En un momento dado salí del módulo reducido para estirar un poco las piernas. Visité fugazmente las casetas cercanas y allí también estaba firmando un tal Pedro Almodóvar.

Nos dieron las nueve y media, hora de echar el cierre y bajar la persiana.

Bonita experiencia en compañía de Carlos Rodríguez Canales (Editor Jefe en Vivelibro) del cual aprendí un montón en todo lo referente a la gestión de una caseta de la Feria del Libro y gran conocer del mundo literario, sabiendo asesorar a los lectores cuando venían a preguntar.

Las casetas chaparon. Cada mochuelo a su olivo.

lunes, 6 de junio de 2022

Miércoles en la Feria del Libro de Madrid.


 

Hoy es seis del seis.

¿Cómo lo veis? 

Comienza nueva semana con la visita programada en la Feria del Libro de Madrid.

Si paseas por el Retiro, estaré firmando este miércoles, 8 de junio por la tarde, en la caseta 301.

¡FELIZ SEMANA!

sábado, 21 de mayo de 2022

Visita mañanera por la ciudad complutense.


¿Sabías que la única ciudad romana de toda la Comunidad de Madrid se encuentra en Alcalá de Henares? La Complutum imperial es uno de los yacimientos estrella de nuestra comunidad. Con casi 50 hectáreas de extensión, se encuentra a pocos minutos a pie del centro histórico de la actual Alcalá de Henares. La actividad arqueológica que se viene desarrollando en el lugar, con inicios en el s. XVI, se encuentra entre las más antiguas de toda España.


Puedes hacer la visita guiada a Complutum y la casa de Hippolytus , a través del trazado ortogonal de sus centenarias calles, así podrás conocer sus orígenes y los primeros asentamientos humanos en la Vega del río Henares, hasta sus últimos momentos de vida antes del abandono definitivo de la ciudad, en los albores del s. VIII d.C.


Complutum es el nombre de la ciudad romana que dio origen a Alcalá de Henares. En sus inmediaciones se ubica la Casa de Hippolytus. El edificio, construido entre los siglos III y IV d.C, formaba parte de una gran finca situada en los suburbios de la ciudad de Complutum, y estaba rodeado de amplios jardines y de un mausoleo dedicado a la memoria de la familia de los Anios. En realidad era sede de un Colegio de Jóvenes donde se cumplía una función lúdica y formativa de estas agrupaciones refinadas de la nobleza urbana. 

sábado, 30 de abril de 2022

Más allá de la utopía

Este viernes 29 de abril, a las 20 horas, ha tenido lugar un concierto muy especial: “Que el tiempo no borre”, con Bernardo Fuster, en la sala Margarita Xirgu de Alcalá de Henares.

Todo momento histórico tiene su música como testigo. Los sentimientos, los deseos, las penas y las emociones se convierten en canciones para plasmar la realidad de ese tiempo y abrir las puertas a la memoria.

Bernardo Fuster, miembro del grupo Suburbano y autor, junto a Luis Mendo de canciones tan populares como “La puerta de Alcalá”, “Makinavaja”, cambió su identidad en 1973 como Pedro Faura. En “Que el tiempo no borre” conviven poemas de Miguel Hernández con canciones nacidas de la relación que establece Pedro Faura con determinados autores que formaron parte de la lucha contra la dictadura y sus obras: maquis que le relatan sus andanzas y acaban convertidas en canciones, poetas como José Bergamín, Alfonso Sastre o Marcos Ana, coplas anónimas escritas por presos, homenajes sonoros a los guerrilleros españoles en la resistencia francesa y textos del propio Bernardo Fuster/Pedro Faura, en los que se reflejan las vivencias del cantante durante sus años de clandestinidad en España y también durante el exilio.