sábado, 4 de noviembre de 2017

El cartel de Manuel.

Una mañana cualquiera en cualquier cafetería. La gente se apretuja en la barra, se pelea por encontrar una banqueta vacía para tomar el desayuno.
Miro a mi alrededor, el barullo es ensordecedor.
Alucino al observar el comportamiento del personal. Cada uno va a lo suyo haciendo un uso desmedido de los malos modales, los empujones, los voceríos...
Cuando aparece un nuevo grupo, el volumen se va acrecentando. 
El olor de los churros chamuscados se extiende por el local. 
Me fijo en el cartel que está pegado debajo del televisor.
Se pide comprensión, comunicación con respeto.
No sé si la gente tendrá en cuenta "El cartel de Manuel" pero por si acaso, aquí lo dejo.

24 comentarios:

  1. Ya sabes lo que se dice en este país, el que chilla más fuerte es el que tiene razón, o como decía Jardier Poncela "Todos los que no tienen nada que decir hablan a gritos" una y otra frase se complementa, por eso pasa lo que nos pasa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. No lo tienen en cuenta.
    Algunos programas de la tele son una mala influencia, la gente suele copiar y seguramente sin ser conscientes.
    Saludos, buen finde

    ResponderEliminar
  3. Esa falta de educación se da mucho en los bares y en los platós de televisión.
    Ya se sabe, la ignorancia suele gritar para pasar desapercibida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. "El cartel de Manuel" es un cartel antiproducente, ya que si nadie le hace caso es mejor quitarlo, y digo esto debido a que nos acostumbramos a ver carteles que nadie respeta y sin darnos cuenta los hacemos extensivos a las demás indicaciones.
    Saludos de unjubilado

    ResponderEliminar
  5. La razón es inversamente proporcional al grito.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con el cartel de Manuel pues hay veces que el vocerío ofende mucho más que el más grave de los insultos. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  7. Igual sucede en las consultas de médicos. En el cartel advierten que haya silencio. Pues es todo lo contrario. Algunas personas hablan a voces. Desgraciadamente, hay muy poco respeto hoy en día. Y si viajas en autobús, también van hablando por el móvil a gritos.

    Un abrazo. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Si, no hay más que ruido, la gente no sabe que incluso tomando un café, la mejor compañía es el silencio; en cualquier lugar, en tu sofá favorito, o en la soledad de la noche, es necesario evadirse del ruido.
    Cada sonido nace del silencio, vuelve a morir al silencio, y durante su permanencia está rodeado de silencio. Quizá deberíamos siempre prestar más atención al silencio que a los sonidos, prestar atención al silencio externo genera silencio interno. Silencio por fuera, serenidad por dentro.
    Saludos profe.

    ResponderEliminar
  9. "Todos los hombres que no tienen nada que decir hablan a gritos" (Refrán chino)

    ResponderEliminar
  10. jajaja.. Bueno, es que estamos acostumbrados al fútbol, que si no se chilla, no se es nadie, total, tampoco se oye.. jeje..
    Un saludo Manuel.

    ResponderEliminar
  11. Pues mira a mí las formas muchas veces me pierden, y quizás voceo más de lo que debo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. ¿Acaso crees que les importaba el cartel?, hoy la educacion, no es de este siglo, la comunicacion es minima, prima el movil, hablan alto, y digo halan, por mi tono es bajito, tanto es que me lo critican, puedo hablar alto, claro, me no soporto las voces
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La educación de nuestros días brilla por su ausencia.
      Un abrazo.

      Eliminar

What's up?
¿Qué tal?
Te pasas la vida con el "guasap desquicidado"
¿no te queda tiempo para un pequeño comentario? ♣♣♣