martes, 27 de septiembre de 2016

Pisando charcos.

El otoño llegó pero el clima no acompaña para esta época del año. Las plantas del jardín tienen sed.
La lluvia se hace de rogar.
Los niños juegan en un arenero apelmazado y polvoriento que provoca estornudos y un molesto picor de ojos. 
El peque más atrevido se pone a cantar.
¡Que llueva, que llueva la Virgen de la cueva...!
El más tristón no para de llorar y piensa:
Otro día más que no estreno mis botitas de agua.... con las ganas que tengo de saltar y bailar sobre los charcos.


21 comentarios:

  1. Se nota que te gusta el otoño. Sigue escribiendo, muy bien.

    ResponderEliminar
  2. A ver si llegan las lluvias y las setas.Y se reunen las familias entorno a la chimenea a contar historias

    ResponderEliminar
  3. A ver si llegan las lluvias y las setas.Y se reunen las familias entorno a la chimenea a contar historias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Actividades otoñales entre setas y entre chimeneas.
      Saludos

      Eliminar
  4. Pronto vendrá la lluvia...

    Parece que este año el buen tiempo se resiste a marchar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La naturaleza responde siempre, tarde o temprano el otoño vendrá y los niños estrenarán botas azules y buscarán algo que me encantaría encontrar, un charco azul.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Qué divertido debe ser eso de los charcos!!!! es que aquí casi no llueve, no me tocó y creo que ya estoy muy grande para empezar con eso! jejejeje

    Un abrazo Manuel =)))

    ResponderEliminar
  7. Hola!!! qué bello mensaje en la imagen!!! Y esperemos que pronto llueva!!! Cariñosssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía la canción:
      Que llueva, que llueva...
      Cariños

      Eliminar
  8. Por aquí llevamos días, que mucho ruido, pero muy pocas nueces. Tronar truena, pero luego caen cuatro gotas. Ya va haciendo mucha falta que llueva bien.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Como sigamos así pocas setas saldrán este año.
      ¡Buen finde!

      Eliminar
  9. Pues después de leerte se ha incrementado mi añoranza de lluvia, Manuel. A mí me inspira mucho.

    Ahora ya no salto los charcos, pero sí salgo a fotografiar lo que se refleja en ellos, tengo una buena serie de fotos. Edificios, árboles, paseantes mirándose al espejo en los charcos.

    Preciosa y real la reflexión de la imagen.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  10. Precioso texto y fotografía, Manuel.

    A veces añoramos la lluvia, el otoño, el tiempo fresco, pero luego cuando viene y no se va deseamos de nuevo el sol.

    Un saludo desde el norte
    Ana

    ResponderEliminar
  11. Hola Manuel, estamos llamando a la lluvia y cuando llegue seguro que nos vamos a aburrir,el otoño es una estación cambiante y en cualquier momento aparecerá la lluvia. Los niños se lo pasan pipa entre los charcos, aunque ya quedan pocos en las grandes ciudades.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

What's up?
¿Qué tal?
Te pasas la vida con el "guasap desquicidado"
¿no te queda tiempo para un pequeño comentario? ♣♣♣