miércoles, 6 de enero de 2016

Recuerdos de los 60 en el día de Reyes.

Buscando en el baúl de los recuerdos encuentro esta entrada que escribí hace unos años, justo en el día de Reyes. Aunque el espectáculo creo que actualmente está fuera de cartel me gusta revivir aquella maravillosa puesta en escena.

Muy de vez en cuando, te dejas llevar sin miedo. Sueltas las riendas del caballo que marca el paso de tu vida, le miras a los ojos y dejas que el mundo te sorprenda. Así se trabajó en este espectáculo: Abriendo el alma.



En este día tan especial, repleto de ilusiones , los Reyes Magos me trajeron una entrada para disfrutar de esta espléndida obra musical. El mundo según HAIR puede parecer iluso, irreal, infantil e incluso imaginario para todos aquellos que se atreven a odiar la belleza. Todo un espectáculo dónde pude disfrutar con todos los sentidos: vista, gusto, olfato, tacto y por supuesto mis oídos recibieron las pegadizas canciones. Luces, colores, armas, flores, fuego, ilusiones... alumbraron el escenario me hicieron recordar aquel olvidado hippie que llevaba dentro.

HAIR refleja el mundo de los jóvenes de los 60 que conformaron el movimiento hippie. Jóvenes de distinto género y condición que se unieron bajo el símbolo de la paz y los lemas del "haz el amor y no la guerra". Los hippies, con sus melenas desgreñadas, sus vaqueros y sus collares, querían creer que un mundo mejor era posible, que no era un sueño inalcanzable poder vivir en paz y en libertad, en igualdad sin distinciones de sexo, raza o religión.
Los miembros de la "tribu" de HAIR representan con sus canciones su rebeldía, su actitud, a veces provocativa y contestataria, pero siempre auténtica; con su energía desbordante y arrolladora, ni más ni menos que unas ganas tremendas de VIVIR y un amor inmenso por la LIBERTAD; que todos y cada uno de nosotros podamos ser dueños de nuestras vidas y podamos decidir por nosotros mismos, nuestros destinos...y ese es el mensaje que resume la filosofía del musical y que hará que HAIR nunca deje de tener la vigencia y el sentido que tuvo cuando se estrenó, en 1967: ¡Vive tu libertad!

Nota:

Esta entrada está dedicada a los compañeros de clase, nacidos en los 60, que este año llegan a los 50.

5 comentarios:

  1. Un gran musical que siempre quedará en el recuerdo. Y que, como bien dices, su mensaje sigue estando vigente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Manuel. Una entrada preciosa que llena el alma de ánimo y fuerza para acelerar con alegría en esta nueva ruta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada es bonito recordar los años jovenes.
    Encantada de hacerme seguidora tuya.

    ResponderEliminar
  4. Muchas Gracias por comentar.
    Saludos para tod@s.

    ResponderEliminar
  5. El boom de los 60, BabyBoom. Y aquí estamos; cincuentones y sorprendidos por este milenio que no era el pretendido.

    Un saludo de uno del 64.

    ResponderEliminar

What's up?
¿Qué tal?
Te pasas la vida con el "guasap desquicidado"
¿no te queda tiempo para un pequeño comentario? ♣♣♣