domingo, 10 de diciembre de 2017

Por las cuestas de Candelario

Seguramente habrás hecho algún viajecito en este atractivo puente de diciembre. Nosotros también dimos una vueltecita por la provincia de Salamanca. Me quedo con un vistoso pueblecito que será el protagonista de esta entrada.


La villa de Candelario se escalona en la ladera de la sierra de su mismo nombre, lo que hace inevitable que su entramado callejero sea complicado, con las calles principales en el sentido de la pendiente y las callejas secundarias transversales a las anteriores. Esta falta de horizontalidad confiere a sus rincones un sabor y una estética especial lo que provoca que el paseo por el interior de su casco urbano sea cansado, pero siempre relajante y placentero.

Esta estética tan especial y el hecho de ser uno de los núcleos mejor conservados de la provincia, le mereció la declaración en 1975 de Conjunto Histórico-Artístico.

Sus callejas estrechas y empedradas son recorridas por sus conocidas regaderas (canalillos de agua cristalina recogida de las nieves de su sierra ) con curvas y recovecos que sorprenden al visitante que se adentra en ellas.


Batipuertas

Uno de los elementos más curiosos y fácilmente reconocibles de la casa, que llega a singularizarla, es la batipuerta que protege su acceso desde el exterior. Con ese nombre nos referimos a la media puerta que antecede y protege a la propia de la vivienda. De madera y con un remate superior variable en su diseño parece reunir diferentes funciones, referidas a este interesado, por los más mayores del lugar, en el trabajo de campo llevado a cabo a lo largo de los años.



Para unos defendía la casa de los rigores climáticos fundamentados en forma de las frecuentes nevadas que se acumulaban en calles y accesos. Para otros permitían airear la vivienda sin temor a que entraran algunas ganaderías de las que merodeaban frecuentemente por las calles de la localidad.


Por último, para muchos, formaban parte del quehacer cotidiano de la casa, permitiendo que desde el interior de la misma, desde el portal, el matarife, pudiera asestar a las reses el golpe definitivo que pusiera fin a su vida e iniciara el proceso de la matanza. De hecho, en algunas de ellas podrá ver una curiosa anilla de hierro y algún gancho, del mismo material por el que se hacía pasar la cuerda que sujetaba a la res, para tirar desde su interior y acercarla hasta la batipuerta, facilitando así el trabajo del sacrificio sin temor a golpes, cornadas o dentelladas.

Las fuentes también son protagonistas del recorrido.



Fin del paseo.
Las farolas se encienden y cada cual regresa al alojamiento elegido.
Cada mochuelo a su olivo.





16 comentarios:

  1. Hola Manuel, es un hermoso recorrido por esos pasaje, donde sus costumbre todavía existen como es la matanza del cerdo.
    Feliz domingo! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Precioso pueblo que tuve la suerte de conocer el año pasado!

    ResponderEliminar
  3. Bonito pueblo en un entorno natural que merece la pena visitar. Un saludo,Manuel.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho ver este pueblo Castellano ,yo ahí no estuve pero se parecen las casas ,portales y ventanas a los pueblos de Astorga.la tierra de mi padre yo ahí he estado incluso en Astorga...
    gracias por desearme feliz fin de ...yo lo mismo para ti ...abrazos

    ResponderEliminar
  5. No lo conozco, pero merece la pena conocer ese bonito pueblo que nos enseñas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Un pueblo de los que me gustan a mí pero este no lo conozco.Yo me he quedado en casa todo el puente.Saludos

    ResponderEliminar
  7. Bonito pueblo. Hemos pasado un par de veces por allí, pero la idea es quedarse alguna noche. Lo pondremos en tareas pendientes.

    ResponderEliminar
  8. Precioso pueblo Candelario, todo es autentico desde sus regaderas de agua recogida de las nieves de su sierra, pasando por sus empinadas calles.
    en 1975 se declaro Conjunto Histórico-Artístico, preciosa excursión..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  9. Como me queda lejos y entiendo que mi edad no me permitiría andar por sus empinadas cuestas, te agradezco el reportaje y tus aclaraciones dignas del mejor cicerone.
    Y mira que lo siento: por la belleza del pueblo y tambien por sus embutidos, que conozco, gracias a la magnanimidad de un nacido en ese bello pueblo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tengo deseos de volver a Salamanca.

    Un precioso e interesante recorrido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. No puedo olvidar la excursión a Salamanca que hicimos al terminar el Bachillerato. He vuelto varias veces pero ya no es lo mismo. Tendré que inspeccionar esos parajes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Los pueblos tienen ese sabor que se va perdiendo con la llamada modernización: identidad. De ahí, la importancia de preservarlos como monumentos históricos. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  13. Que belleza de sitios, y al menos se respira más tranquilidad. Ya sobre todo a partir de estas fechas, porque en verano, al último rincón que vayas hay gente.

    Salud.



    ResponderEliminar
  14. Gracias Manuel caramba que gustazo se da uno de aprender y disfrutar de las imágenes, la fuente me encantó me quedaría allí ahora mismo , un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  15. Saludos para todas las personas que han comentado.
    ¡Feliz semana!

    ResponderEliminar

What's up?
¿Qué tal?
Te pasas la vida con el "guasap desquicidado"
¿no te queda tiempo para un pequeño comentario? ♣♣♣