domingo, 8 de mayo de 2016

En busca del palo perdido.

El otro día me pasaron la imagen que aparece en esta entrada y me hizo reflexionar sobre la utilización de los móviles y maquinitas por parte de  los niños en la actualidad y el deterioro que sufren las nuevas generaciones en las formas de jugar.


Me parece que nos hemos confundido con esas nuevas maneras de pasar el tiempo y con las nuevas formas de jugar que están de moda con los consabidos problemas que provocan  (dolores de cabeza, problemas visuales a edades tempranas, excesiva fijación a los jueguecitos del teclado, falta de dedicación a otras actividades más beneficiosas, falta de comunicación oral con el que está a nuestro lado, falta de interés por descubrir nuevos conocimientos con pocos recursos simplemente con observar lo que nos rodea… pero claro no podemos  ver lo que tenemos al lado si no levantamos la mirada del móvil o del ordenador)
Desde pequeños demasiadas horas con el aparatito y de los adultos mejor no hablar, el otro día una mujer se saltó el semáforo en rojo (cosa habitual en nuestros días) porque iba tecleando con el móvil en vez de ir pendiente de la conducción. El desenlace una persona atropellada que afortunadamente quedó en un susto. Cualquiera podría poner ejemplos de este tipo.

Dónde quedaron los juegos en la calle o en el campo donde disfrutabas con cualquier cosa:
Un charco, un hormiguero, un árbol, un dibujo en el barro, una piedra , un cubo con agua, un puñado de tabas, un bote, un castillo de arena,... O como el simple utensilio que aparecía en un anuncio que echaron hace poco por la tele:
¡UN PALO!
 
¿Cuántas cosas, agujeros, dibujos, armas de madera, lanzas, escopetas, barcos..... se podían construir con aquel maravilloso palo?

¡Qué palo ver los jueguecitos de hoy en día!

25 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo. Es triste el poco tiempo que le dedicamos, y me incluyo, a que nuestros hijos puedan jugar en la calle y disfrutar con el entorno. Aunque yo, por suerte, he podido fomentar que jugaran en casa con cualquier cosa manual, y cuando el tiempo, temporal y meteorológico lo permite, se sale a la calle y las he dejado que jueguen y que se manchasen. Mi frase favorita era "no te manches mucho".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí.
      "no te manches mucho" pero lo que disfrutan manchándose.

      Eliminar
  2. Además q si.A mi me encantaba jugar a las bolas y hacer el guá en ka arena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cantidad de juegos:
      Con bolas, chapas, con botes, lanzamientos de piedras, con cajas, con trozos de madera, con pinzas, con gomas, etc.

      Eliminar
    2. Manuel me agrada que pienses como yo, porque a mi dicen que no avanzo, xd sera que los que piensan que avanzaron tanto mañana lo lamentan, seguro tendran movidad de dedos, pero ...
      la conunicacion se pierde, memoria se atrofia, la educacion brila por su ausencia, cultura nula, porque ni sumar porque se acude a la calculadoram google, chuletas con la ultima modalidad, accidentes en coche y andado.....
      Hoy vi en las noticas, estudiantes unversitarios, comentar la chuela electrunica maravillosa para preocuparse
      un abrazo

      Eliminar
    3. Parece ser que muchos avances producen retroceso, sobre todo en la comunicación con los demás. Hoy se lleva esa forma comunicativa artificial donde ni siquiera dirigimos la palabra a la persona que tenemos al lado, preferimos mandar el mensajito, el muñequito o la última chorrada recibida.
      Que tengas un buen día.

      Eliminar
    4. Somos tan estupendos, que se deja unca relacion por wasap, eso yo la llamo, LA VALENTIA DEL COBARDE
      UN ABRAZO

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo, disfrutábamos y lo pasábamos bien y sabíamos lo que era trabajar en equipo cosa que ahora los chicos no conocen

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo, disfrutábamos y lo pasábamos bien y sabíamos lo que era trabajar en equipo cosa que ahora los chicos no conocen

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo antes disfrutábamos teníamos imaginación y conocíamos el significado trabajar en equipo, carencias de los jóvenes de hoy.

    ResponderEliminar
  6. Tienes toda la razón. Los juguetes de antaño tienen un valor inmenso. Yo añoro mi niñez y fui muy feliz jugando con mis amigos.
    Qué tiempos entrañables!!,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se jugaba con los amigos con aquellos juguetes de antaño, como bien dices o sin juguetes, con cualquier cosa que encontrases en la calle o en el campo.
      ¡Feliz semana!

      Eliminar
  7. Hola Manuel!!!

    Estoy de acuerdo totalmente contigo. Miro atrás y en mi infancia veo muchos momentos felices, divertidos, risas y juegos compartidos. Ahora miro a mi alrededor y veo niños que juegan en soledad, a menudo en grupo y cada cual con su videojuego, o su móvil pero completamente aislados unos de otros. Tan sólo en el momento de decir tengo este juego más nuevo que el tuyo es el único instante que quizás se dirijan la palabra. Qué pena, toda esta generación no tendrá unos recuerdos tan hermosos, y lo digo así porque ahora tampoco se guardan las imágenes como antes, son tantas las que se hacen con las cámaras y móviles, que cuando pasan dos semanas uno ya no sabe siquiera dónde las tiene.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto.
      Soledad, aislamiento, desinterés, falta de comunicación...
      ¡me aburro!

      Eliminar
  8. Me quedo con el último párrafo. ¿Dónde quedaron? ¿Dónde? Imposible que regresen. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que, como en algunas especies, aquellos juegos pasaron a la vía de extinción.

      Eliminar
  9. Así es Manolin, yo era mucho de palos y piedras, incluso de dar patadas a los botes y a las botellas de plástico, seguramente porque no tenia balón.
    En ese aspecto siempre fui un rebelde, no entre al burger king, hasta que no fui padre, no me compre un ordenador, hasta que me lo exigió mi trabajo(soy técnico electrónico) no tenia facebook hasta que tuve la necesidad de comunicarme con mi familia italiana y de momento no tengo smartphone, ni whatsapp, se que al final caeré, porque el entorno te obliga a ello, con el riesgo de acabar "incomunicado".
    Si mas gente se uniera a mi iniciativa, se haría la revolución.
    Tu que eres amante de la lectura, tienes que recomendar a tus alumnos un libro de Delibes que se publicó en 1975, se llama EL MUNDO EN LA AGONIA y recoge su discurso de presentación en la Real Academia.
    Un libro de 50 paginas, con ilustraciones y letras gordas que se lee en 2 horas, que debería ser de obligada lectura en las escuelas
    Delibes era cazador, pero gran ecologista y hablaba sobre el efecto culetazo de la tecnología, cuando el ecologismo no era ni una moda, ni una obligación. Simplemente una manera de entender la vida. Venia a decir que los avances tecnológicos dejan salir mas gallinas de las que entran.
    Yo tengo una frase desde hace muchos años, que repito hasta la saciedad.
    "No hay esperanza para la especie humana"
    Vivimos como si fuéramos inmortales, pero cuando nos llegue la hora, entonaremos el mea culpa, pero ya sera tarde.
    Así generación, tras generación. Juntos de la mano hasta la extinción.

    ResponderEliminar
  10. Recuerdo el discurso de D. Miguel Delibes. Tuve la suerte de saludarle en una ocasión en la feria del libro del Retiro y allí me firmó uno de sus libros.
    En alguna ocasión me adentré en ese MUNDO EN LA AGONÍA que mencionas en tu comentario.
    Gran discurso el de Don Miguel que siempre fue uno de mis escritores preferidos. Comenzaba su alocución haciendo referencia a aquel entrañable "El CAMINO" que leímos en el instituto. Posteriormente cita los males que nos invaden en la actualidad donde solo sabemos vivir pisando a los demás, con esa falta de solidaridad, con inventos que hacen más bien que mal, ese amor desmedido por el dinero, por lo material y donde olvidamos aquellos valores necesarios para la convivencia o el respeto a la naturaleza. Creo que terminaba el discurso con algo así como:
    "Que paren el mundo que yo quiero apearme".

    ResponderEliminar
  11. Curiosamente, a raiz deL comentario, lo he releído.
    Es como los libros de Verne, Orwell o Huxley, los detalles se han quedado obsoletos, pero el mensaje sigue muy vigente.
    Lo mas doloroso, es que seguimos sin aprender, no hacemos caso, seguimos impulsando la rueda, sin saber donde vamos.
    No hay esperanza para la especie humana. MATAME CAMIÓN!!!

    ResponderEliminar
  12. No falta nada: las "nuevas tecnologías" son el becerro de oro de nuestro tiempo y la incomunicación que generan la Torre de Babel. Todo está escrito. Sin embargo, aún me cabe la esperanza de que todo esto que comentas (tan certeramente) y que comparto, esté regido por la ley del péndulo y que este, si no al otro extremo (tampoco sería bueno, creo yo), se quede oscilando cerca del centro.
    He leído en diferentes sitios, que los máximos responsables de Google, Apple, Microsoft, etcétera se cuidan muy mucho de que sus hijos (niños y adolescentes) tengan acceso a los artilugios que ellos construyen. Muy revelador. También me pareció muy significativo y alentador el éxito que tuvo el anuncio de marras.
    Menos mal que el accidente que mencionas se ha saldado con un susto, me alegro, pero generalmente las consecuencias van mucho más allá.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro un montón de ver tu opinión.
      ¡Feliz domingo!

      Eliminar
    2. Oportuna entrada. El palo se ha convertido en el brazo artificial del juguete de moda. Me recuerda un divertido poema que escribí y que le dediqué:

      Lucki y el palo
      se hicieron amigos
      - ¡Yo te defiendo!
      - ¡Te llevo conmigo!
      Fue el instrumento
      el primer regalo.

      Alarga el Australo
      hasta la manzana
      la punta del palo.
      El fruto obtenido.
      gracias a su palo
      ¡ya se la ha comido!

      Neander, erguido,
      se rascó la panza
      mirando aquel palo:
      "Si al palo le añado
      un sílex tallado
      ¡invento la lanza!"

      Cromagnon ataba
      un cordón al palo
      después, de un espino,
      anzuelo ha formado;
      lo pone en el hilo:
      ¡un pez ha pescado!

      Moisés ha extendido
      su palo sagrado:
      ¡Se abren los ríos,
      las aguas se alzan,
      pasan los judíos
      el palo los salva!

      - Soy rey y lo agito,
      levanto mi palo
      y todos se agachan:
      Mi cetro señala
      al siervo maldito
      y entonces lo matan.

      Atléticus, mito
      del salto del palo
      corre hasta la valla:
      clavando su palo
      se eleva infinito
      hasta que la salta.

      El pirata bizco
      que perdió la pata
      encontróse un palo.
      Lo pensó un ratito:
      ¡ya tiene el pirata
      su pata de palo!

      El homo smartfono
      estira la mano.
      - ¡No quepo en la foto,
      me parto la cara!
      Entonces vio el palo:
      ¡Le puso la cámara!

      El hombre, tan listo,
      no sabía hacer nada:
      ¿Fue aquel monolito
      que Clarke figuraba?
      ¡No es cierto, fue el palo
      quién marcara el hito
      de la gesta humana!

      Quizá un meteorito
      nos trajo aquel palo
      desde la galaxia.
      Civilizaciones
      que aportan sus dones...
      Yo cogiendo un palo:
      buen palo les daba.

      http://digipoemas.blogspot.com.es/2015/10/el-palo.html

      Eliminar
    3. Estupenda aportación.
      Recuerdo este poema con la imagen del "homo sapiens", perdón el homo smartfono haciéndose la foto con el palo.

      Eliminar

What's up?
¿Qué tal?
Te pasas la vida con el "guasap desquicidado"
¿no te queda tiempo para un pequeño comentario? ♣♣♣