viernes, 11 de marzo de 2016

SU ÚLTIMO VIAJE.

SU ÚLTIMO VIAJE


Hoy es 11 de marzo, día triste marcado en el calendario.
Los que vivimos en el Corredor del Henares sentimos muy cercano el trágico día del atentado.
Todos conocemos a familiares, vecinos, amigos de todas estas localidades. Desde Guadalajara, pasando por Azuqueca hasta llegar a los municipios madrileños: Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, San Fernando de Henares, Coslada. . .




- Dejo mi carta publicada en el Diario de Alcalá  tras la masacre que se produjo en las vías del tren.

Cada mañana quedaba con mi colega en la cafetería de la estación. Aprovechábamos el breve encuentro para tomar un cafelito caliente antes de comenzar la jornada laboral.
Sentados en las diminutas banquetas, observábamos a una muchedumbre impaciente que se apiñaba en la barra del bar para buscar ese estrecho hueco que les permitiese capturar el desayuno.
Charlábamos apresuradamente de nuestras cosas, mientras apurábamos el último sorbo de café. Mi amigo cogía el tren hacia Madrid y yo me dirigía, en sentido contrario, para Guadalajara donde cursaba mis estudios de magisterio en la escuela universitaria.
Pero aquel viernes todo era diferente. Aquella cafetería tenía un aspecto irreconocible, con una tranquilidad pasmosa que jamás hubiese imaginado. Hoy nadie alzaba la voz para reclamar la atención del camarero ni se producían los típicos empujones para acomodarse en el mejor sitio.
Las máquinas tragaperras estaban apagadas. Un silencio irrespirable flotaba en ese desconocido ambiente. Extraños personajes, con sus miradas perdidas, desfilaban lentamente por aquel lugar.
¿Dónde se encontraba toda la clientela que diariamente daba al local ese inconfundible aroma repleto de colorido y vitalidad?
Mi sombra se había transformado en la tristeza más profunda que me acompañaba en cada paso.
Entonces recordé su llamada.

Mi amigo no llegaría tarde a la cita porque un tremendo explosivo se cruzó en su camino. Su cuerpo inerte reposaba en un profundo "pozo" que constituiría su último viaje.

21 comentarios:

  1. Me acordé mucho de ti anoche y esta mañana, amigo mío. Recordé que me contaste esto, ni necesito memoria para ello, tanto me impactó.
    Quiero hacerte llegar un fuerte abrazo, que hago extensivo a tu amigo (donde quiera que esté) y a todos cuantos sufren y sufrirán ese tremendo dolor de por vida como una cruel condena inaceptablemente injusta.
    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este pequeño escrito está dedicado a todas las víctimas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Un día muy triste, que siempre se recordará. Aquella masacre por parte de unos descerebrados dejó ese día marcado para mucha gente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Emocionado y bello recuerdo del amigo asesinado. Me uno a este homenaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú también estuviste cerca de esas vías del tren.

      Eliminar
  4. Un hermoso homenaje a ese amigo perdido . Es un día triste y que estará grabado en nuestra memoria por siempre. Todos sufrimos ese atentado de forma personal, todos tuvimos alguna víctima por la que llorar.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí.
      Todos los que vivimos por la zona conocíamos a gente afectada por los atentados.

      Eliminar
  5. Gracias por tu comentario ...ya ves ,siempre hay mas penas que alegrías...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por llegar hasta aquí.
      La vida es así, con una sucesión de sonrisas y lágrimas.

      Eliminar
  6. Imposible de olvidar esa gran tragedia.
    Muy emocionante tu homenaje.
    Una gran tristeza
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que no se pueden olvidar y cuando llega la fecha señalada, recuerdas aquella tragedia.

      Eliminar
  7. Recuerdo aquel día... llevaba un tiempo viviendo fuera de Madrid, pero me acuerdo perfectamente como me puse a contactar con gente y todo el mundo parecía conocer a alguien.

    Fue una sorpresa realmente devastadora, inesperada e inimaginable. Incluso en este país, en el que tenemos una historia tan extensa y reciente con el terrorismo, a todos nos dejó absolutamente impactados. Aunque no quiero ni imaginar cómo es vivir eso en primera persona y de forma tan directa como lo hiciste tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día después di un paseo por la estación de Alcalá y sentí una gran tristeza al comprobar ese silencio sobrecogedor en un lugar que todos los días estaba repleto de gente, de movimiento, de bullicio...
      Por la tarde me acerqué hasta Atocha y no podré olvidar la cantidad de mensajes y velas encendidas que poblaban todos los rincones de la estación.

      Eliminar
    2. Los humanos y ssus creencias politicas y religiosas hacen que ocurran esos echos tan lamentables
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
    3. Cierto.
      Falta un poco más de tolerancia y sobra un mucho de fanatismo.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Es verdad. No hace falta explicarlo con largos discursos. Con una palabra es suficiente.

      Eliminar
  9. Creo que nadie olvida tal tragedia, y más con lo que está cayendo por muchas partes del mundo. Que tristeza, migo; no estamos seguros en casi ninguna parte de no encontrarse uno con la barbarie.

    Un abrazo, Manuel.

    ResponderEliminar
  10. Creo que nadie olvida tal tragedia, y más con lo que está cayendo por muchas partes del mundo. Que tristeza, migo; no estamos seguros en casi ninguna parte de no encontrarse uno con la barbarie.

    Un abrazo, Manuel.

    ResponderEliminar
  11. Aquella tragedia es difícil de olvidar y más todavía para todos los que pasamos con frecuencia al lado del monumento que levantaron en la plaza 11 de marzo en la estación de Alcalá.

    ResponderEliminar

What's up?
¿Qué tal?
Te pasas la vida con el "guasap desquicidado"
¿no te queda tiempo para un pequeño comentario? ♣♣♣