sábado, 10 de octubre de 2015

Por un puñado de castañas.

Me levanté temprano en una mañana otoñal.
Me dispuse a dar un paseo hasta llegar al castañal.
Las hojas húmedas cubrían el suelo de la senda empinada.
Los erizos abiertos dejaban escapar el fruto escondido en su interior.
El sol montañero hacía que brotase por todo mi cuerpo el frío sudor.
Un trago de agua en el manantial, doblo el lomo y empiezo a recolectar.
El paseo mereció la pena, lanzamiento de castañas que se encestan en la cesta.
Vuelta para casa, retorno por la misma cuesta.
 


Por un puñado de castañas

Esta entretenida actividad me hizo recordar
 aquella película de un título similar. . .
 


 

Por un puñado de dólares

¿Cuántas cajas hacemos?
Tres. Mejor dicho que sean cuatro.
 
¿Cuántos kilos de castañas cogemos?
Tres. Mejor dicho que sean cuatro.
 


Nota:

Tenía una duda a la hora de nombrar al lugar protagonista de esta entrada.
Miro en el diccionario y veo como se admiten las dos palabras.
Podemos escribir castañar y castañal.

12 comentarios:

  1. Primero gacias por tu comentario en mi blog...está muy bonito el relato del paseo ...del baño y recogida de castañas ...pero al fin castañas...
    un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu seguimiento y los amables comentarios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. me encantan las castañas tienen un sabor dulce increible
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el dulce comentario.
      Has puesto la guinda al pastel, al pastel de castañas.
      Que aproveche¡¡¡

      Eliminar
  3. Aclarado lo de castrar y castañal. Por un puñado de castañas o por un puñado de dólares. No sé cuántas veces he visto esta película, y cuántas más veces la veo, más me gusta. Menudo fenómeno Clint.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amigo Clint daría mucho para hablar.
      Una de mis películas preferidas es "Fuga de Alcatraz", ya no sé cuántas veces la he visto.

      Eliminar
  4. Las castañas me traen recuerdos de días oscuros, lluviosos, húmedos, tristes y fríos que tanto poblaron los días de mi infancia. Ellas eran pequeños soles que alegraban el final de la tarde llenándonos la panza y calentando el cuerpo al lado de la cocina de carbón. Cálidos frutos de luz en la oscuridad del otoño astur.

    Vaya, sin intención siquiera no me ha quedado mal, ¿verdad? Gracias por la inspiración, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Las castañas me traen recuerdos de días oscuros, lluviosos, húmedos, tristes y fríos que tanto poblaron los días de mi infancia. Ellas eran pequeños soles que alegraban el final de la tarde llenándonos la panza y calentando el cuerpo al lado de la cocina de carbón. Cálidos frutos de luz en la oscuridad del otoño astur.

    Vaya, sin intención siquiera no me ha quedado mal, ¿verdad? Gracias por la inspiración, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bonito comentario compañero.
      Me ha gustado:
      "Cálidos frutos de luz
      en la oscuridad del otoño astur"
      ¡Feliz fin de semana!

      Eliminar
  6. Me encantan las castañas y me traen grandes recuerdos de tiempo atrás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan las castañas y me traen grandes recuerdos de tiempo atrás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de terminar el puré de castañas.
      ¡A ver qué tal ha quedado!

      Eliminar

What's up?
¿Qué tal?
Te pasas la vida con el "guasap desquicidado"
¿no te queda tiempo para un pequeño comentario? ♣♣♣