miércoles, 30 de septiembre de 2015

Tardes de hospital.

Finaliza este mes entre sonrisas y lágrimas...
el otoño renació con cosas buenas y  malas.
 
Comenzaba el mesecito con la vuelta al colegio,
las familias respiraban tras el trajín veraniego.


Retorno a los entrenos,
academias, camaradas,
que ya se echaban de menos.

En la bici con premura por los bordes del Henares.
 Sobresalto con fractura. Visita a los hospitales.

Llegamos a las urgencias , tras la caída en el suelo,
en un brazo la escayola y en el alma, el desconsuelo.

 
  

Tras el niño, el abuelo,
problemas circulatorios,
taquicardias con desvelo.

Un corazón que palpita con mucha dificultad,
los médicos buscan remedio ante tal fatalidad.

Pulmones con poco aguante, arterias que se bloquean,
enfermera con el guante, monitores que se alteran.



Llega el día señalado
hay que hacer la intervención,
el cuerpo ya está sedado. . .
a esperar la evolución.


13 comentarios:

  1. Sabes, Manuel: que no vas muy descaminado... el whatsApp engancha a base de bien,
    mas yo no soy de las que lo atiendo en demasía, pero veo por todas partes gente que no miran ni donde pisan, pues van atendiendo al móvil, hasta me parece algo enfermizo.

    Cambiando de tema, decirte que a todo le pones musicalidad con tus versos. Me han encantado, y de nuevo desear que ese corazón palpite enseguida con normalidad.
    Ha sido un placer pasar por tu casa.

    Te dejo mi gratitud y mi estima.
    Un beso y feliz tarde de otoño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que los que están absorbidos por el watsapp no terminen también en el hospital , por ir siempre despistados, y no estar en lo que hay que estar.
      ¡Feliz octubre!

      Eliminar
  2. Agradecido por tu entrada a mi blog de fantasias

    ResponderEliminar
  3. Si te gustan las fotografias en mi blog quizas pueda encontrar fantasias

    ResponderEliminar
  4. Deseo vaya todo muy bien y la evolución sea muy favorable.
    Yo he pasado veinte días con mi madre en el sanatorio. Hasta ayer...
    Mucha suerte y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que veo todos visitamos el dichoso hospital. Espero que tu madre esté mejor. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Son las tardes de hospital
    regalos a los enfermos:
    medicinas, tratamientos,
    es apoyo emocional...

    Que muchas veces el mal
    aqueja menos a un miembro
    (que al final quedará yermo)
    que al alma, que es celestial.

    Por eso muy bien, Manuel.
    Gracias por tu compañía,
    tu charla le sabrá a miel.


    Que al final, en esta vida,
    contará en definitiva
    el tiempo estado con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso muy bien, Marcial.
      Gracias por tu compañía,
      por tu comentario, por tu poesía.

      Eliminar
  6. Amigo Manuel,tu puedes usar mis fotografias para lo que desees
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan Fuentes.
      Echaré un vistazo para ilustrar la próxima entrada.

      Eliminar
  7. ¡Vaya! Incidentes y sobresaltos, sustos, temores, preocupaciones... espero que a estas alturas los enfermos estén bien, o en franca mejoría al menos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Vaya! Incidentes y sobresaltos, sustos, temores, preocupaciones... espero que a estas alturas los enfermos estén bien, o en franca mejoría al menos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como se suele decir, el tiempo cura las heridas.
      Ahora hay que tener paciencia y pasar las revisiones necesarias.
      Saludos

      Eliminar

What's up?
¿Qué tal?
Te pasas la vida con el "guasap desquicidado"
¿no te queda tiempo para un pequeño comentario? ♣♣♣